Close

Espacio Kaotiko

Barcelona Streetstyle since 1999

Trip to Costa Rica

Trip to Costa Rica

Hola! Estoy otra vez de vuelta, ahora con otro viaje, Costa Rica, un lugar que me ha abierto los ojos en todos los sentidos. Fui a visitar a mi pareja Isaac durante dos semanas y obviamente él quería que conociera su increíble país. Isaac preparó la mejor ruta para hacer en 15 días. Sí, me hubiera encantado estar mucho más para poder visitar partes que no vi, pero no cabe duda de que volveré.

Tengo demasiadas cosas que contar, pero voy a empezar diciendo que yo, viniendo de una gran ciudad como Barcelona, ir a Costa Rica me ha llenado mucho, tanto la forma de pensar, como la forma de actuar. Tienen una cultura diferente que me encantó, la gente es maravillosa, muy cercana y humana, la comida increíble y su paisaje te deja sin palabras.

Me llevé conmigo a Kaotiko a pasar una aventura más in the roads of Costa Rica. Antes de iniciar la ruta por el país, aprovechamos los dos primeros días para conocer los alrededores de San José, donde vive Isaac. Me llevó a visitar dos volcanes increíbles: Irazú y Turrialba. Al día siguiente fuimos a ver unas cascadas y tuve la oportunidad de bañarme debajo de una, algo fascinante: ¡Se renueva uno!

¡Ahora sí, llegó el día de partir, coger el coche, las cámaras y disfrutar!

La ruta empezaba saliendo de San José, y la primera parada era Puerto Viejo, la costa del Caribe. Nada más llegar allí ya se nota una vibra diferente, caribeña. Fue uno de mis lugares favoritos. Nos quedamos en el hotel La costa de Papito”, muy familiar y con un encanto acogedor: todas sus cabañas están hechas de madera y una se siente literalmente adentrada en la selva.

Allí nos quedamos dos noches. El clima que habitualmente hace en puerto viejo es lluvioso, húmedo y con calor, tropical. En Costa Rica el clima va cambiando dependiendo de la zona en la que estés, y en cada sitio la temperatura se mantiene igual todo el año.

Una de las noches que estuvimos en el hotel pudimos disfrutar de un concierto en vivo de un grupo de reggae, Di Gud Frendz.

Al día siguiente nos dirigimos a Monteverde: ¡como dice el propio nombre todo lo que ves allí es verde, verde y más verde! Un lugar que para desconectar es perfecto, te hace adentrarte en la naturaleza y escuchar los sonidos de todos los animales que puedan haber. Allí nos quedamos en el Santuario Ecológico Monteverde. Lo gestiona una familia encantadora que se preocupa de enseñar a los huéspedes la comida tradicional de los costarricenses, la agricultura y el auténtico cultivo del café, pensando en la sostenibilidad ambiental y social. Esa zona es una de las áreas con mayor biodiversidad del planeta.

Algo típico de allí son los puentes colgantes, espectaculares, caminas sobre toda la vegetación. Ves muchísimos animales y escuchas aún más de lo que la vista te alcanza.

Me gustaría destacar que se ven unos atardeceres increíbles en todo Costa Rica, cada día te sorprende a mejor.

Monteverde para relajarse es la mejor opción, que más pedir de estar rodeado de tanta naturaleza, las noches las pasas muy cómodo, incluso el aire que suena parecen las olas del mar. Nosotros pudimos disfrutarlo durante dos noches, al tercer día nuestro siguiente destino: ¡La Fortuna!

Tengo que decir que mucha gente me ha dicho que tuve mucha suerte aquellos tres días que nos quedamos allí, porque vi el volcán Arenal, ¡descubierto por completo! Normalmente (por no decir cada día) está nublado y la mitad del volcán cubierto por nubes. Así que pudimos disfrutar de unas buenas vistas. Nos hospedamos en el hotel Arenal Paraiso Resort, ubicado justo en el centro. Tiene algo especial y son las aguas termales. Tienen una pequeña ruta que va descendiendo creando un recorrido de piscinas naturales en la que la temperatura del agua va bajando debido a las aguas procedentes del volcán, una pasada! Puedes pasarte horas allí tranquilamente… ¡Ya os podéis imaginar que hicimos durante el día!

Al día siguiente nos esperaba una ruta en barco por la laguna de Arenal, donde se ven unas increíbles vistas del volcán. Hicimos la excursión con la empresa ECOTERRA, la recomiendo mucho.

Los dos últimos días del viaje los pasamos en Tamarindo una provincia de Guanacaste, está situado en la costa del pacífico. La idea que teníamos era acampar en algunas playas de la zona, es genial, porque ahí puedes coger tu tienda de campaña y acampar libremente por esas maravillosas costas.

Buscando donde plantar la tienda, encontramos un camping que parecía bastante interesante, así que decidimos pasar esa noche allí y la última acampar. Este camping nos pareció super especial, la mayoría de la gente que está allí se queda por una larga temporada, vienen de diferentes partes del mundo y todos van con la intención de conocer gente, conocer mundo, poder vivir otras experiencias… así que te sientes rodeado de una energía muy positiva ¡te reciben con mucho amor! El siguiente día si lo pasamos en la playa, descubrimos Playa Minas donde decidimos pasar la noche, una belleza. La pudimos disfrutar toda para nosotros y para despedirnos vimos uno de los mejores atardeceres del viaje.

Estos han sido mis días por Costa Rica, me voy enamorada de todo lo que viví, no me marcho triste ¡sino con muchas ganas de volver! Isaac hizo un video increible de todo el viaje, donde lo podéis ver en su canal de youtube.

“Al final todos somos como las olas del mar, ninguna será igual que otra, y nunca pararemos de ir y venir”

Isaac  (@isaaccen)

Esto no es una despedida, es un hasta pronto.

Elena Bernal  (@elenagraphies)

https://www.elenabernal.com/

Please like & share:

2 comments

  1. Un redactado muy claro directo, en definitiva muy bueno.
    Es una invitación hermosa para visitar Costa Rica.

    1. Gracias por tus palabras. Nos alegramos de que te haya gustado :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: