Close

Espacio Kaotiko

Barcelona Streetstyle since 1999

DÍA 5. Taller Deco DIY by Rocío Rodríguez

DÍA 5. Taller Deco DIY by Rocío Rodríguez

Taller Kaotiko 05.

Cómo hacer marcos de fotos con objetos que tenemos en casa / “Ideas para pasar más amena esta cuarentena”


Buenas tardes de domingo!!! Soy Rocío de Rociclando, en el taller número 5 de Kaotiko.

Si no sabes qué más puedes hacer para amenizar estos días de cuarentena, a continuación te enseño unas ideas súper fáciles para hacer marcos de fotos caseros. Realmente parecerá que los compraste en una tienda de objetos de decoración.

  • Utilizando libros.

¿Cuántos libros tienes por casa? Seguro que hay muchos de los que tarde o temprano te desharás: los obligatorios de primaria, los que nunca te has leído, los que eran de tus padres y ya huelen a rancio… Pues que sepas que puedes convertirlos en unos marcos de fotos, y darle un toque “vintage” a cualquier espacio.

(Lo ideal es que sean de tapa dura y de un solo color. Siempre puedes pintarlos o forrarlos si la tapa no te gusta.)

Voy a enseñarte dos opciones:

La opción A es simplemente pegarle una fotografía encima. Quizá es un libro que no quieres destrozar “por si acaso”, así que esta idea es perfecta para ti. Centra la fotografía, fíjala a la cubierta ¡y listo!

Se puede utilizar blu-tack, pegamento, celo, cola blanca, … A mí me gusta utilizar cinta de carrocero o de pintor, ya que no mancha y no suele dañar la superficie, además de que es super fácil de retirar.

La opción B es algo más entretenida y requiere un poco más de tiempo, pero es también muy sencilla. Consiste en recortar una “ventana” en la cubierta del libro e introducir la fotografía dentro.

Primero hay que tomar medidas para delimitar el tamaño de nuestro marco. Lo ideal es un tamaño estándar tipo 10×15, para cambiar la fotografía o postal de dentro a nuestro antojo.

Una vez hemos tomado las medidas, procedemos a cortar con cúter o bisturí nuestra ventana. Es mejor empezar por la parte interna por si nos equivocamos poder rectificar a tiempo; y luego con un punzón marcar bien las esquinas para poder cortar por fuera.

Repetiremos este proceso las veces que sean necesarias hasta que veamos que la “ventana” empieza a soltarse.

Una vez se haya soltado, ya puedes pegar tu fotografía en la parte de la cubierta.

-Tapas de cajas

Busca por casa, seguro que tienes tapas de cajas que podrías utilizar para este propósito: del teléfono antiguo, de la colonia de reyes, del paquete de Amazon, de latón, de cereales… Incluso podrías recortar un tetrabrick y utilizarlo como marco. La idea es utilizar tapas porque suelen ser más estrechas y el marco no sobresaldrá tanto; pero si quieres un marco de fotos XXL, puedes utilizar directamente la caja.

Yo he encontrado 4 de diversas medidas y colores, pero la roja y la gris no me acaban de gustar, así que para no complicarme mucho voy a utilizar la tapa blanca y la tapa de latón y las dejaré tal cual, sin modificar.


De igual modo que con los libros; siempre puedes pintarla tapa de tu color favorito o uno que pegue con tu decoración; o forrar la tapa con papel (cartulina, de regalo,…) si no te gusta su aspecto. Simplemente te tomará un poco más de tiempo.

Escogemos una fotografía que nos guste y la pegamos a la tapa con cinta de pintor.


Es increíble lo fácil que es, y nadie diría que lo hiciste con una tapa que tenías por casa a punto de tirar a la basura.


Lo bueno de estas dos ideas (libros y tapas) es que puedes colgar los marcos en la pared o, si lo prefieres, apoyarlos sobre una superficie. Ambas opciones quedan muy bien.

-Manteles individuales

Los manteles son un objeto super versátil (materia prima de muchos DIY).Yo he utilizado una esterilla de bambú, pero realmente cualquier mantel individual que tenga algo de rigidez, sirve.

Utilizado como marco, me encanta el resultado tan minimalista que se consigue. Además me recuerda mucho a los marcos magnéticos que están tan de moda ahora.

Simplemente extiende el mantel en una superficie lisa, y pon encima tu fotografía.

Dobla el mantel sobrante por encima de los extremos de la fotografía, tensando bien para que no se generen arrugas entre la foto y el mantel. Si ves que la estructura es muy débil; puedes añadir un cartón entre mantel y foto para darle un poco más de consistencia. Por último fija los extremos del mantel con pinzas o clips.

Depende de la dimensión de la fotografía a enmarcar, es posible que este marco no se aguante de pie, pero es ideal para colgarlo en la pared.

Espero que os hayáis inspirado para poner alguna de las ideas en práctica, y si os ha gustado podéis seguirme en Instagram @rociclando

Please like & share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Follow

Get every new post delivered to your Inbox

Join other followers: